martes, 3 de octubre de 2017

ESTA MONTAÑA RUSA...

Casi tres años desde que comenzamos este nuevo camino, ilusionados, ansiosos por correr hacia ti, por conocerte cuanto antes, por volver al país que nos ha dado el regalo de ser padres.

Te esperamos con una ilusión tremenda pero que a veces se ve empañada por las malas noticias que afectan a otras familias, o por la falta de información desde hace meses, y de pronto hay asignaciones, y viajes a Vietnam de familias que por fin van a encontrarse con sus hijos. Nos envían fotos de los encuentros, de los primeros momentos juntos... y vuelve la ilusión y la ansiedad de tenerte con nosotros.

Así es este duro camino que nadie dijo que fuera a ser fácil, y eso que somos veteranos en esto y ya lo hemos pasado. Pero la espera es la misma, las emociones similares, hay días que estás arriba y tienes la intuición de que el teléfono va a sonar en cualquier momento para darte la noticia esperada, pero pasan los días, generalmente cuando acaba la semana, y te vas desinflando...

Y así estamos, esperando y esperando, sabemos que el camino es largo, pero un día sonará el teléfono igual que lo hizo hace 7 años cuando nos  llamaron para comunicarnos la asignación de tu hermana. Ella está loca por estar contigo, ya me imagino a los tres montados en el avión rumbo a por ti. Sueño con ese momento y con tenerte en nuestros brazos para siempre.

Quiero desde aquí felicitar a las familias que están en Vietnam encontrándose con sus hijos, es increíble lo que se vive en esos días, qué mezcla de emociones!!!  Además alentar a las familias que están en la espera, cada uno en un punto del proceso, pero todos con el mismo propósito de ser padres, tarde o temprano conseguiréis alcanzar vuestro sueño.

Y en especial me gustaría mencionar a una pareja que ayer recibieron una durísima noticia y que tardarán días en asumir y procesar. Ahora toca pasar el duelo por la pérdida, vivirlo y asumirlo, y después llegará la ilusión con la nueva preasignación, esto que ha ocurrido os va a llevar a vuestr@ hij@, y cuando estéis los tres juntos lo pensaréis y os daréis cuenta que las cosas pasan por algo y que este camino de altibajos os ha llevado a él y solo a él, no podía ser otr@.

Ánimo familias, ya queda un día menos para cumplir nuestro sueño!!!!!!

jueves, 21 de septiembre de 2017

Estamos de vuelta

Después de casi cinco años sin escribir, estamos de vuelta.

María Lan ya tiene siete años y ocho meses, durante esta ausencia se ha convertido en una niña mayor, es curiosa, divertida, le encanta leer, escuchar música, bailar, jugar a ser un gato, le apasionan los animales... Es una niña sana y feliz, y esperamos que así siga creciendo.

En estos años hemos iniciado un segundo proceso de adopción que debería estar a punto de culminar, y en eso estamos, esperando la ansiada llamada y recordando todo lo vivido hace siete años cuando esperábamos de la misma manera.

Con la experiencia vivida en el anterior proceso, intentamos no obsesionarnos, no pensarlo demasiado, pero esa mezcla de ilusión y nervios vuelve a la carga, eso sí, siempre sin perder la esperanza. Volvemos a estar en una montaña rusa de emociones.

Nos sentimos igual de ilusionados que hace siete años, con el aliciente que en este camino nos acompaña nuestra pequeña que está loca por ir a recoger a su hermanit@.

Después de darle varias vueltas, hemos decidido cambiar el nombre del blog, desde ahora será "Vuestro camino de Vietnam a Madrid" y esperamos que igual que hace ocho años, pueda servir de guía y apoyo a aquellas personas que están en una situación similar a la nuestra o simplemente quieran conocer nuestra experiencia. Además compartirlo con todas las personas que nos quieren y que desde el principio nos acompañaron en la ilusión de cumplir nuestro sueño de ser padres.

Desde aquí y a partir de ahora, escribiremos para que también nuestro segundo hij@ pueda leer en un futuro como fue esa espera y cómo sin conocerle, ya le amábamos.



miércoles, 12 de diciembre de 2012

10 de Diciembre de 2012 - DOS AÑOS JUNTOS

El lunes celebramos los dos años que llevamos juntos, el 10 de diciembre de 2010 fuiste nuestra para siempre.

Al igual que el año pasado, no puedo evitar recordar todos aquellos días con un sentimiento especial. Es una especie de nostalgia inexplicable, me vuelven unas sensaciones únicas, un nerviosismo diferente, mezclado con una ilusión inmensa de poder abrazarte y sentirte cerca.

Y ya han pasado dos años de aquello, dos años desde que entramos en el orfanato y te vimos en tu cunita, con aquella camiseta roja. No parabas de moverte haciendo que el ruido de la cuna fuera lo único que se oía en la sala, y que quizá os sirviera de entretenimiento a todos los bebés que allí estábais esperando a que vuestros papás fueran a recogeros. Aquel fue tu día, nuestro día.

Desde el primer momento que te tuvimos en nuestros brazos te mostraste feliz, parecías intuir que lo que te estaba pasando te cambiaría la vida para siempre, parecíamos haberte contagiado nuestra felicidad, ahora eres tú la que nos contagias con tu sonrisa cada día.

Eres una niña inquieta, alegre, risueña, curiosa, lista, te encanta pintar, hace un mes comenzaste a hacer tus primeros dibujos de familia. Nos pintaste con unos grandes ojos y con una sonrisa inmensa que se salía de la cara, y es que podría contar mil anécdotas, ahora mismo eres una caja de sorpresas...

En estas fechas también recordamos a todas las familias con la que compartimos aquellos días en Vietnam, en especial a Itxaso, Domingo e Ethan, que forman parte de nuestra familia desde hace más de dos años, y a quienes estaremos unidos toda la vida.

Cada aniversario recordaremos estos días con unos sentimientos únicos y supongo que la nortalgia irá desapareciendo, pero desde luego que fue una experiencia única e inolvidable que nos dió lo más grande que tenemos en nuestras vidas.

Te queremos María Lan, ojalá que siempre sigas creciendo tan feliz como hasta ahora,

Papá y Mamá


domingo, 22 de enero de 2012

Felices dos añitos de María Lan


Pasaron las Navidades, llegó el nuevo año, vinieron los Reyes Magos y tu cara era toda sorpresa e ilusión. A continuación, cuando estabas descubriendo y disfrutando tantas emociones nuevas, llega tu segundo cumpleaños.

Parece mentira que ya haya pasado un año desde aquel día que diste tus primeros pasos solita, delante de toda la familia que había venido a casa a felicitarte. Estábamos recien llegados de Vietnam, recuerdo ese cuerpecito tan pequeño pero tan fuerte y ágil, esos grandes ojos que lo observaban todo absorviendo sin dejar detalle lo que ocurría a tu alrededor, tus primeros dientes asomando y tus primeras palabras que nos dejaban locos a papá y mamá. Estábamos en una nube.

Ahora eres una pequeña niña con una gran sonrisa, eres pura alegría y vitalidad, eres un torbellino que no para un segundo quieta, nos sorprendes cada día con palabras y frases nuevas, es emocionante ver como aprendes cada día algo nuevo y cómo se nos cae la baba al observarte y verte tan feliz, eso es lo que eres, una niña feliz.

En estos últimos meses dijiste adiós al chupete y poco después a la cuna, cambiaste de tercio sin problema, nos lo hiciste muy fácil hija mía, de pronto has dejado de ser un bebé y no nos hemos dado cuenta.

Felicidades mi niña por estos dos añitos, espero que sigas creciendo tan fuerte y feliz como lo estás haciendo hasta ahora.

Te quiero mi vida,

Mamá

viernes, 9 de diciembre de 2011

UN AÑO JUNTOS


Hoy es un día muy especial para nosotros, hoy celebramos que hace justo un año fuiste nuestra para siempre. Hoy celebramos que el día 10 de diciembre de 2010 por fin pudimos tenerte en nuestros brazos y que desde entonces nos has hecho los padres más felices de la tierra. Desde hace un año no pasa una sola noche sin que pasemos a verte dormir justo antes de acostarnos, te contemplamos orgullosos, emocionados, tranquilos porque te tenemos con nosotros y has hecho que seamos la familia que siempre soñamos.

Estos días recordamos todo lo vivido hace un año con una mezcla de nostalgia y felicidad, la despedida de los abuelos en el aeropuerto pensando que la siguiente vez que nos abrazaran ya estarías con nosotros, la llegada a Hanoi, el apoyo y gran ayuda que nos prestó nuestra querida Le, el día de nervios que pasamos en Can Tho, el viaje al orfanato, la primera vez que te vimos y supimos que eras tú sin que nadie nos lo dijera, tu llanto cuando te estaban lavando, tu sonrisa en la ceremonia de entrega, tu frágil cuerpecillo en nuestros brazos ansiosos de abrazarte, el vuelo de vuelta a Hanoi y el regalo que le dejaste a Quynh en sus zapatos ..., tu primer baño en el hotel de Hanoi... Aquellos días los recordamos con nostalgia porque fueron únicos y jamás volveremos a vivirlos, pensar en ellos hace que nuestros corazones vuelvan a sentir aquellas emociones únicas e incomparables.

Pequeña María Lan, tu no eras consciente de lo que estaba pasando, irrumpimos en tu vida de repente sin darte explicaciones, sin embargo tu llevabas en nuestra vida muchísimo tiempo antes, por eso aquellos días fueron tan especiales, porque nuestro sueño se estaba haciendo realidad.

Aquel día fue sin duda el mejor de nuestra vida, lo fue entonces y lo es cada día que pasamos junto a ti.

María Lan, eres lo mejor que nos ha pasado en la vida.

martes, 6 de diciembre de 2011

HACE UN AÑO VOLÁBAMOS HACIA TI


Hace un año esperábamos en casa a que los abuelos vinieran a buscarnos y nos llevaran al aeropuerto. A las 11:35 despegábamos desde España hacia ti. Solo nos quedaban 3 días para estar contigo para siempre.

Estos días no dejo de recordar los días previos a estar contigo, fueron los mejores en todo el largo camino. Te quiero mi pequeña María Lan.

martes, 10 de mayo de 2011

CINCO MESES MARAVILLOSOS


Hoy cumplimos cinco meses juntos cariño mío, cinco meses maravillosos que se han pasado volando.

En estos meses hemos vivido cosas que durante muchísimo tiempo soñábamos compartir algún día contigo: las Navidades, tu cumpleaños, el día del padre, el día de la madre, tus primeros pasos, tu primer encuentro con la playa, con la arena, con el parque, con los columpios... Con todo, mi vida, lo cierto es que soñábamos compartir todo contigo y el haberlo conseguido ahora nos parece un sueño y por ello intentamos disfrutar cada instante junto a ti.

Viéndote cambiar cada día veo lo rápido que pasa el tiempo y aunque estoy feliz, más no puedo serlo, no puedo dejar de sentir cierta nostalgia al ver cómo vas dejando de ser un bebé, para convertirte poco a poco en una pequeña niña, mi niña. Hasta la semana pasada cuando terminé el último bote de leche de continuación para pasar a la leche entera me dió pena, ¿tu te crees? Soy así de ñoña. Pero tengo que decir en mi defensa que rápido se me pasó la pena, pues me partía de risa viendo cómo comías emocionada con tus manitas trocitos diminutos de jamón york y tortilla. Verás cuando pruebes el jamón del pueblo...

Mañana ya tenemos la primera reunión de seguimiento, seguro que te encuentran cambiadísima y por supuesto feliz con tus papás, igual que nosotros contigo.

Ya noto que me estás llamando, parece que la hora de la siesta se termina por hoy, al menos he podido escribir en el blog, cosa que tenía pendiente desde hace semanas.

Un beso enorme para todos,

María